CÓMO ELIMINAR LOS MALOS OLORES DE NUESTRA NEVERA

Si en ocasiones al abrir tu frigorífico has notado olores extraños seguramente habrás inspeccionado toda tu comida para identificar la fuente de su origen. Lo cierto es que el mal olor puede deberse a múltiples causas, las más comunes son derivadas del mal estado de la conservación de los alimentos o el vertido de algún líquido derramado en su interior.

El primer paso para eliminar los malos olores es vaciar todo el contenido del refrigerador. Es el momento de revisar los alimentos guardados, depositarlos en un lugar donde no se estropeen aquellos que puedas aprovechar y desechar lo que creas oportuno. Una vez realizada la inspección, con la nevera completamente vacía, desconecta su corriente eléctrica.

En Bazar El Regalo estamos comprometidos con el bienestar de nuestros clientes, por esa razón, hemos recopilado algunos consejos para mantener tu frigorífico como el primer día.

El recorrido de limpieza

Bandejas y cajones

El vinagre se ha mostrado eficaz a la hora de limpiar las bandejas y los cajones. Sus propiedades desinfectantes y desengrasantes eliminan la suciedad incrustada. Prepara una mezcla de media taza de vinagre blanco por una taza de agua. Utiliza un atomizador para pulverizar y seca con un trapo absorbente.

Las juntas de las puertas

La limpieza de las juntas de las puertas es primordial para prevenir la aparición del fatídico moho, bacterias o gérmenes. Esta suciedad puede contaminar alimentos, y a la larga ocasionar problemas para la salud. Para eliminar su rastro emplea de nuevo el vinagre. En el caso de gomas que por el paso del tiempo presentan un color amarillento o contienen restos de alimentos el flúor se presenta como una aliado. Humedece las gomas y pasa un cepillo con pasta de dientes por todas las juntas. Al finalizar aclara con una bayeta limpia humedecida en agua.

El cuerpo interior

El bicarbonato de sodio es uno de los remedios más útiles en la limpieza de paredes interiores. Desengrasante, antibacterial y de olor neutro. Vierte dos cucharadas de bicarbonato en un litro de agua tibia y con un trapo limpio flota todos los rincones de tu nevera. Deja actuar la mezcla por 5 minutos y seguidamente seca con un paño o papel de cocina.

Otra alternativa es hacer uso de un limón. Por su buen aroma y sus propiedades antibacterianas el limón se ha mostrado efectivo para la limpieza. No son pocos los productos en el mercado que sacan provecho de esta fuente de ácido cítrico. Para realizar el compuesto utiliza el zumo de 3 limones junto a dos tazas de agua tibia. Recurre a un atomizador, agítalo y pulveriza sobre la superficie. De nuevo, esperamos 5 minutos para aclarar y secar.

El exterior

Para neveras de color blanco usa el mismo combinado que hemos utilizado para su interior. En el caso de puertas de acero inoxidable se necesitan cuidados específicos. El limón y el aceite de oliva son la solución perfecta, desengrasantes naturales que no perjudican el material. Su combinado exige 4 cucharadas de aceite de oliva por 3 cucharadas de jugo de limón. Emplea una bayeta suave y flota en dirección a las vetas de acero.

Declara el adiós a los olores

Si deseas prevenir la aparición de los molestos olores puedes realizar algunas de las acciones que te describimos a continuación.

Revisión de los alimentos

Utiliza los recipientes herméticos y cajones para preservar su integridad. Los cajones de la parte inferior están especialmente diseñados para el almacenaje de frutas y verduras mientras que carnes y pescados conseguirán una mejor conservación en la parte superior.

Realiza un control continuado de las fechas de caducidad de cada uno de tus alimentos para evitar desperdicios innecesarios.

Limpia en seguida que detectes un derrame de líquido.

Para preservar alimentos característicos por su olor, como la cebolla y el ajo, protégelos con un poco de papel film.

Revisión de tu frigorífico

La temperatura ideal para su correcto funcionamiento debe oscilar entre los 2 a los 5º. En el caso de temperaturas fuera de este rango existe mayor posibilidad de que los alimentos pierdan antes su vida útil, y por tanto, se desgasten y deterioren con más facilidad.

Revisa la circulación de aire interior. Un adecuado desempeño favorece la conservación de los alimentos. Hoy en día casi todas las neveras disponen de sistema No Frost. Esta tecnología logra que el aire frío se reparta por toda la cavidad de forma homogénea. Su mayor velocidad de distribución evita la aparición de escarcha, al mismo tiempo que controla la humedad global del frigorífico.

Contáctenos

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambiar Captcha.